XII

Capítulo XII   Durante seis años mi abuelo fue el preso número 218, así lo llamaban los representantes de la "seguridad nacional". Por seis años fue tan solo un número. Si bien más de una vez lo mudaron de celda y de prisión, cada día de esos seis tristes años lo pasó encerrado en la... Leer más →

XI

Me levanto y abro el placard, lo cierro, lo abro de nuevo y nada, el módem sigue girando sus luces formando un rectángulo que busca y no encuentra señal. La mañana me la paso llamando al servicio de atención al cliente de la compañía de internet pero cuando logro comunicarme una mujer de acento magrebí... Leer más →

X

La llamada de Amanda la esperaba desde hace días, sin saber por qué medio me iba a llegar. He empezado a darme vacaciones por horas. Una hora no estoy en whatsapp, otra salgo de Facebook y así…La hyper conexión entretiene al mismo tiempo que fatiga. Siento un enorme cansancio de tanto hablar, de tanto exponerme... Leer más →

IX

Esta mañana me desperté más tarde que nunca, aunque en realidad ese momento en qué finalmente decidí salir de la cama podría llamarse la tercera despertada. Desde hace varias noches que no consigo dormirme antes de las tres de la mañana y a las cinco el baño me llama y hasta él me arrastro incapaz... Leer más →

VIII

A Marck no le importa nada, soy un poca dura cuando digo eso pero es bastante cierto. Él ya había dejado de pensar en el futuro desde antes de que este dejara de existir. Marck no va tras el dinero, ni lo tiene. Percibe un ingreso mínimo y vive en la mesura que le es... Leer más →

In Utéro géante

Historique. Le projet est né à la suite de l'effondrement des 3 immeubles de la rue d’Aubagne. 400 immeubles fermés et 3000 personnes relogées en grande partie dans des hôtels du centre ville de Marseille, dont l’hôtel le Ryad. Une collecte de rêves a été réalisée avec ces clients particuliers, dessinant les contours d’une cartographie... Leer más →

VII

Nací en Montevideo, un millón y medio de personas, nunca tuve barrio, me mudé de casa la misma cantidad de veces que años tengo en el pasaporte. Mi adolescencia la viví en Salto, ciento veinte mil personas. Volví a Montevideo, me mudé a París, diez millones de personas. Y de allí a Marsella, poco más... Leer más →

VI

Capítulo VI A pesar de las instrucciones del gobierno, de las fronteras cerradas y los perros que cuidan las calles los inmigrantes rumanos que arreglan el edificio de en frente no han parado de trabajar. Llegan luego que pasan los fumigadores y se ponen a montar paredes y enderezar ventanas. En estos meses de reclusión... Leer más →

Sitio web ofrecido por WordPress.com.

Subir ↑